lunes, 9 de septiembre de 2013

El/La científico/a como nuevo/a proletario/a

imagen de http://lainvetigacion.blogspot.com.es
Fragmento de "La ciencia vendida" de Víctor González Barbone

El/La científico/a es hoy un nuevo proletario, más sutilmente manejado/a pero igualmente presionado/a por la producción, el despido y la presencia de un ejército profesional de reserva. La ciencia, como cualquier otra disciplina, resulta de la acción de los individuos que la cultivan: convertidos los/as científicos/as en asalariados/as compitiendo entre sí por la conservación de su puesto, limitados sus ámbitos de trabajo por una financiación de objetivos preeminentemente lucrativos, la ciencia deja de existir como interpretación, explicación del mundo y modelo de conducta moral. La población no científica, cada vez más alejada de las clases dominantes, comienza a ver en la ciencia, no sin alguna razón, una herramienta más de explotación. En esta perspectiva, hablar del final de la ciencia deja de ser una idea para un film futurista, convirtiéndose en una dolorosa, cercana realidad.

La contaminación de los valores del capitalismo en el ámbito de la ciencia ha modificado la conducta de científicos/as y técnicos/as. Muchos de estos ‘comportamientos reprobables’ han existido siempre; los/as científicos/as son seres humanos, y participan como tales de virtudes y defectos. No obstante, los cambios anotados en la actividad científica llevan a cambios consecuentes de actitud y comportamiento en los/as integrantes de la comunicad científica, o exacerban algunos ya existentes. Las notas siguientes resumen informalmente algunas observaciones al respecto.