jueves, 29 de agosto de 2013

Carta a Alberto Ruiz Gallardón

Este mes han sido asesinadas 2  mujeres, lo cual eleva a 42 personas, asesinadas por ser mujeres o tener relación directa con ellas.

¿CÓMO PRETENDEN QUE NO SIGAN MATÁNDONOS CON EL TRATO QUE SE NOS DA DESDE LAS INSTITUCIONES? Ustedes legitiman la violencia contra las mujeres, tratándonos como ciudadanas de segunda clase y su hipocresía no conoce límites cuando, a la vez que cierran centros de atención a las mujeres maltratadas (como en Tenerife), hablan de  los recursos de la red de asistencia e información para las víctimas de violencia (Dra. Instituto Canario Igualdad) y ofrecen una salida a las personas que padecen violencia, a quienes ha animado a actuar "desde que perciban las primeras señales de esta violencia para evitar daños mayores".

Desde CGT llevamos más de dos años mandando estos comunicados, mes a mes. A nuestra petición de información sobre lo que están haciendo para atajar la violencia que sufrimos las mujeres, sus contestaciones son más de lo mismo: hablan de planes de igualdad en las empresas y protocolos de actuación frente al acoso sexual. ¿Cuántas comisiones de igualdad funcionan? ¿Cuántos informes de impacto de género emiten con sus leyes y decretos? No son estas medidas las que necesitamos socialmente para concienciarnos y sobre todo, para educarnos.

Desde CGT seguimos insistiendo: mientras no se eduque en igualdad plena, incluyendo asignaturas y debates en colegios e institutos, y haya suficientes medios en atención social para atender a mujeres, niños, niñas y jóvenes que son los y las más perjudicadas por su crisis, la violencia de género seguirá existiendo porque desde el poder establecido se permite desde sus inicios.

El hecho de imponer a las mujeres maltratadas denunciar ante la policía  para poder acceder a protección, hace que muchas no se atrevan y continúen aguantando los malos tratos hasta que es demasiado tarde; también se dan casos en los que la mujer denuncia y tiene orden de alejamiento pero da igual: al final, resulta asesinada.

Seguimos denunciando que la excusa de la crisis les ha servido para recortar todo el entramado de ayuda social a estos casos, reduciendo los pisos de acogida y los centros de atención a mujeres.

Queremos recordar a los distintos ministerios, que en 50 años de violencia terrorista, ha habido 829 víctimas. En 10 años contabilizados por distintas organizaciones, ha habido más de 900 víctimas de violencia machista. La comparación es terrible, pero demuestra la poca importancia que se da a un problema frente a otro.

Como sociedad, no solamente hemos de lamentar la muerte de la persona en sí, también hay que solidarizarse con la desgracia de la familia que queda destrozada después de pasar por estas situaciones tan lamentables.  Hemos de hacer una profunda reflexión sobre la sociedad que estamos formando, legitimando la violencia en todos los aspectos de nuestras vidas, sin que nadie tome medidas contra ella.

Desde CGT exigimos el cumplimiento íntegro de la Ley, que se doten presupuestariamente los programas pertinentes desde los distintos ámbitos y no sólo en lo concerniente a Justicia y funcionarios policiales. Basta ya de considerar a las mujeres ciudadanas de segunda. No podemos consentir que la crisis sea la excusa para que, desde los distintos ámbitos, no se haga nada para erradicar la violencia.

Después de 9 años, queda demostrado que apenas se ha avanzado. El hecho de imponer a las mujeres que deben denunciar primero, supone en la mayoría de los casos su silencio, con la perpetuación de la violencia. Si desde otros ámbitos (colegios, asistentes sociales, salud...) se educa y sensibiliza socialmente,  estas mujeres tienen más posibilidades de salir adelante.

Hay medidas que no implican más gasto de dinero, solamente un poco más de voluntad institucional y política que demostraría que las mujeres no somos ciudadanas de segunda.

Sin más, reciba un saludo libertario.