jueves, 5 de julio de 2018

PDIs, SENTENCIA Y RECURSO

En la demanda contra la Gestión del Desempeño (PDIs) nos jugábamos si los objetivos eran o no de OBLIGADO CUMPLIMIENTO, ésta y no otra era la cuestión que se juzgaba en la demanda presentada por CGT.
Un poco de historia: desde CGT hemos peleado una a una las artimañas de la empresa: tumbamos las clasificaciones aprendiz, expertx y master; desligamos el SRV del disfrute de permisos, consiguimos que el SRV no estuviera condicionado a la firma del desempeño… Y entonces llegaron los PDIs y el nuevo protocolo del Desempeño.
La sentencia de momento no nos da la razón y no entra a valorar el fondo de nuestra demanda. Lo interesante del caso es que en la misma, una de las juezas ha emitido UN VOTO PARTICULAR en el que explica a la perfección las claves de nuestra denuncia y además nos da la razón:
-“la demanda debió ser estimada, declarando la nulidad de la medida adoptada por la empresa”.
-“los objetivos se afectaban única y exclusivamente al derecho al cobro de incentivos, esto es al sistema de la retribución variable, sin que pudieran ser considerados los objetivos ni aceptados por el trabajador ni mucho menos de obligado cumplimiento”.
-“la solución del pleito no puede producirse, como en este caso, por un acuerdo que es alcanzado entre quienes ocupan la misma posición procesal (Demandados: Atento y resto de sindicatos, excepto ELA y LAB) con exclusión de la parte litigante contraria (Demandante: CGT)”.
-“la empresa estaría obligando subrepticiamente, en primer lugar, a la aceptación individual del trabajador de los datos y de los objetivos establecidos mensualmente por la empresa para el cobro de incentivos y en segundo lugar, al cumplimiento de estos”.


Por tanto no sirve de nada el acuerdo del resto de sindicatos con Atento, ya que aunque quiten la referencia a las sanciones del protocolo del Desempeño, validan que sea de obligado cumplimiento.
Con todas estas argumentaciones a nuestro favor, intentaremos ganar la sentencia en el recurso al Tribunal Supremo y conseguir una nueva victoria de lxs trabajadorxs, de tal forma que cumplir objetivos sirva únicamente para cobrar incentivos y no para que Atento tenga legitimidad para seguir acosándonos en el puesto de trabajo.
Por último, no podemos dejar de señalar en este asunto el comportamiento lamentable de STC, que en el proceso judicial se alineó completamente con las tesis y argumentaciones de la empresa, y de UGT que acaba de publicar un comunicado vergonzoso alegrándose de que la CGT, y con ella todxs lxs trabajadorxs de Atento, hayamos perdido –por el momento- una sentencia que pretendía frenar otra vuelta de tuerca en la precarización que sufrimos progresivamente.
Como siempre y a pesar de los obstáculos, seguiremos dando la batalla. LA LUCHA SIGUE.