martes, 1 de septiembre de 2015

Cómo domesticar la lucha en un ERE para despedir amistosamente

Segundo episodio de lxs compañerxs de informatica, tambien nos suenan muchas cosas por no decir todas.

En el artículo anterior, de esta serie de tres, detallamos “El fantástico negocio de los EREs amistosos”. Bien, pero exactamente ¿qué es eso de los EREs amistosos y cómo puede garantizarse que las plantillas acepten con escaso ruido su destino?

La primera vez que oímos esa expresión fue pronunciada por el secretario de acción sindical de una de las más importantes federaciones de CCOO hace unos años. Y, ciertamente, resume muy bien el funcionamiento de este tipo de procesos: Tú haces como que aprietas y yo hago como que cedo. Tú vendes unas mejoras y yo despido a quienes quería a un coste razonable y asumible.

Queda fuera de este 'pacto entre caballeros' plantear la lucha fuera del terreno de juego del mal menor y, obviamente, se renuncia a un papel basado en una estrategia de fuerte presión y daño a la empresa para conseguir objetivos relevantes. Cuando acaba el proceso, la empresa abona 'gastos jurídicos' a los sindicatos pactistas. Win-win, excepto para los despedidos.

Aunque es extrapolable a otros sectores, vamos a poner la lupa en el sector TIC.

¿Y cómo lo hacen?

Basado en nuestra experiencia directa, y sin ánimo de ser exhaustivos pues en cada conflicto se producen cambios menores, el workflow básico que siguen los sindicatos de concertación es éste: